Crecimiento Personal

Aprender a soltar6 minutos de lectura

Hoy en día se habla mucho de “soltar” pero sabes realmente de qué se trata?

Quiero contarte lo que para mí significó y significa “soltar”, cómo lo he utilizado en mi vida y cómo esta herramienta me ha mostrado un nuevo modo de vivir.

Soltar significa no prestar atención, no amar, no involucrarse?

Algo parecido aunque no del todo cierto.

Existe una falsa creencia de que soltar significa dejar de ser empáticos, dejar de involucrarnos con aquellos a quienes amamos. No se trata de eso.

Lo he vivido en carne propia, creí durante mucho tiempo que si soltaba dejaba de amar, de sentir. Me llevó mucho tiempo y horas de terapia entender el concepto “soltar” y cómo hacer de ello un modo de vida.

No se trata de dejar de amar, sino de amarnos para amar. Dejar de lado el concepto de “necesidad” y adoptar la “aceptación”.

Mmmm qué mezcla de palabras no?

“Te necesito”, “necesito tal o cual cosa”… apegarnos a esa necesidad, nos convierte en presos de esa ansiedad que nos provoca el miedo a no obtener lo que queremos.

Aceptar lo que es, para luego soltar.

Aprende a soltar

Soltar y desapego

He visto circular en redes sociales una frase que dice así:

“Está muy de moda aprender a soltar, pero se nos olvida sostener, reparar, cuidar, amar y no salir huyendo cuando todo se complica”

Es importante remarcar que no se trata de huir, en absoluto.

Se trata de dejar ir esa necesidad que nos vuelve ansiosos, se trata de elegir todo aquello que suma en nuestra vida en lugar de lo que nos perturba o no nos deja disfrutar.

No huir, dejar ir.

No soy experta en el tema ni mucho menos, y tú, al igual que yo, aprenderás con tu experiencia. No tienes que creerme, sólo compruébalo tú mismo.

En mi post “el desapego emocional” explico cómo es posible deshacerte de esa necesidad a la que nos solemos apegar.

Ok, sé más específica por favor…

Lo haré, y para ello te contaré de qué modo entendí lo que era soltar:

Quieres saber qué es el desapego emocional?

Soltar para avanzar

Hace ya varios años, en mis veintitantos, me enamoré de un compañero de trabajo. Salimos durante un tiempo, hasta que comencé a sospechar que tenía otra mujer.

Mis sospechas resultaron ser ciertas, sólo que no tenía otra mujer. Yo era la otra mujer.

Fue entonces que nos separamos y luego de unos meses volvió a mí diciéndome que ya no estaba con aquella mujer. Comenzamos a vernos nuevamente pero con el tiempo mis sospechas volvieron. Sólo que esta vez no podía comprobarlas.

Esta vez no estuve meses sino años tratando de comprobar aquello que sospechaba. No logré hacerlo, nunca tuve pruebas de aquello.

Un día, luego de más de seis años, (sí, 6 años) sin pensarlo decidí que lo que debía hacer era separarme de él. No por confirmar mis conjeturas, sino porque esa situación me estaba haciendo daño.

Solté.

No solté a la persona, ni mis sentimientos hacia ella. Solté esa situación que tan mal me hacía. Y fui verdaderamente libre.

Lo que se siente es inexplicable y a la vez tan maravilloso. El sentimiento es tan liberador que ya no tienes dudas.

Y no hay vuelta atrás.

Me sentí libre. Ni siquiera sabía de antemano lo que sentiría en aquel momento, sólo quería librarme de esa tortura diaria de desconfianza.

A eso se refiere el término soltar. A elegir sin pensar en lo que viene. Elegir confiando…soltando.

Yo elegí sentirme bien en lugar de vivir desconfiando y buscando probar lo que ya sabía.

Y de eso se trata. No es nuestra función cambiar a las personas pero lo que sí está en nuestras manos es cambiar cómo nos sentimos con esas personas.

Vivir tu vida en el presente… Cómo se hace?

Entonces, ¿en qué momentos debería soltar?

Photo by Dineslav Roydev on Unsplash

Debes saber algo muy importante: el momento perfecto no existe. Recuerda que a mí me tomó seis años de mi vida. Otras personas lo hacen antes, otras después…

No te quedes esperando que llegue el momento ni te obsesiones con ello, simplemente sabrás que tienes que hacerlo. Entonces tomarás ese momento y tú lo harás perfecto. Actuar y tomar las riendas de tu vida es la clave.

Quizás te estés preguntando si soltar es sólo un modo de despegarnos de personas que nos hacen daño. La respuesta es NO.

O al menos no sólo eso.

Una vez aprendas a soltar, será una herramienta vital en cada aspecto de tu vida. Porque, como te dije antes, la sensación es tan liberadora que no querrás otra cosa.

Puede suceder en otros aspectos de la vida… te daré otro ejemplo de mi vida:

Hace meses publiqué unos artículos para vender en la web. Objetos que ya no utilizaba y de los cuales quería desprenderme.

Si bien el sólo hecho de desprenderme de mis cosas podrían ser un claro ejemplo de soltar, lo que quiero mostrarte aquí es algo diferente.

Desde que hice la publicación estuve pendiente de que se vendiera, porque “necesitaba” el dinero. No estaba en un buen momento económico por lo que el dinero ciertamente era necesario.

Me enfoqué en esa necesidad de dinero, y si bien la necesidad de dinero era real, no estaba confiando en que ya había hecho algo al respecto. Debía soltar… y confiar.

De modo que en el momento que dejé de “esperar” que se concrete la venta, los objetos se vendieron.

Increíble? Parece mágico pero no lo es. Es necesario tomar consciencia.

Una vez que sabes lo que quieres, debes hacer algo al respecto, tomar acción y dejar de esperar a que ello suceda. Ya te estás moviendo. El resto vendrá cuando sea el momento adecuado para ti.

De eso se trata soltar.

Aprende a salir de tu zona de confort

Pero hey! No tienes que creerme. De verdad que no, porque la mejor manera de creer es cuando lo compruebas tú mismo.

Ya has descubierto qué debes soltar? Cuéntame en los comentarios si has vivido situaciones en las que has debido soltar.

Sé paciente, tú podrás hacerlo.

Espero estés de maravilla y, como siempre, deseo de todo corazón que se cumplan tus sueños. A por ellos!!

¿Ya me sigues en las redes?

Deja un comentario

Cerrar menú
error: Content is protected !!