Crecimiento Personal

Conectar con tus emociones11 minutos de lectura

¿Es complicado para ti conectar con tus emociones? Puede que con alguna de ellas te sea más fácil conectar que con las demás, pero…

¿Sabes cuántas emociones existen?

¿Cómo conectar cuando ni siquiera sabemos cuáles son estas emociones?

He estado en situaciones en las que me han preguntado: «qué emoción estás sintiendo?» y me respuesta era «no sé».

¿Puedes creer eso? Sí, esa era yo. No sabía contestar porque de hecho me preguntaba cuántas emociones había. Sólo se me venían a la mente dos tipos de emociones: enojo y tristeza. Pero ¿era sólo eso? Entonces ¿cuáles eran las demás?

Y es que hasta hace muy poco no sabía siquiera cuáles o cuántas eran, o al menos no podía o no era capaz de identificarlas. ¿Tú puedes identificarlas fácilmente?

A veces ocultamos nuestras emociones.

Tal vez eres una de estas personas. Puede que lo pienses demasiado y consideres que el momento no es el adecuado para expresar tal o cual emoción. Y quizás esa decisión sea acertada. O quizás no. Lo cierto es que tarde o temprano ese sentimiento o emoción que ocultas saldrá a la luz, y de la manera que menos lo esperas.

Créeme. Es sano conectar con nuestras emociones. No se trata de que esté bien o mal si no lo haces. Simplemente es mucho más beneficioso para tu crecimiento personal que puedas hacerlo.

Vamos entonces a ver cuáles son.

cómo lograr el desapego emocional

Cuántas emociones existen

Según el psicólogo Paul Eckman existen 6 emociones básicas las cuales son universales a lo largo de las culturas humanas:

    1. Miedo
    2. Asco
    3. Ira / Enfado
    4. Sorpresa
    5. Alegría / Felicidad
    6. Tristeza

#1 Miedo

Photo by Alexandra Gorn on Unsplash

Todos hemos sentido miedo alguna vez. Cierto no?

A qué le temes? Es sano tener miedo?

Pues hay situaciones de peligro real en las que es importante que podamos conectar con el miedo. Conectar con él hará que nuestro cuerpo reaccione rápidamente y podamos huir de un posible escenario de riesgo.

En otras oportunidades, puedes tener miedo a momentos imaginarios. Miedo al fracaso, miedo a qué dirán de ti, miedo a la muerte, etc.

Entonces en qué nos puede ayudar conectar con el miedo en estas situaciones imaginarias?

Bueno, en primer lugar, tienes que tomar conciencia de que aquello a lo que temes aún no ocurrió y, a menos que seas vidente, ni siquiera sabes si ocurrirá del modo en que lo imaginas.

En estos casos es importante conectar con el miedo. Sí, pero en mi opinión, a los efectos de poder detectar eventualmente las causas que lo provocaron y así luego poder trabajar con ellas.

Siente, reconoce, e identifica lo que te pasa. Si te imaginas una situación trágica y temes que suceda, ve más allá e imagina qué sucederá luego de esa supuesta tragedia. Es realmente grave? Es posible en lo real que ello suceda?

Muchas veces, te quedas en lo trágico que puede ocurrir y eso te paraliza. No te deja accionar. Ve más allá. Imagina más.

Este es un ejercicio que en lo personal me ha sido de mucha utilidad en situaciones de miedo ante algo desconocido. Cuando fui por más en mi mente, descubrí que lo grave no era tan grave, y que los hechos en la realidad nunca fueron tan terribles como en mi mente.

Y me da tranquilidad. El miedo ya no tiene nada que hacer allí.

Quizás en el momento no sepas el por qué o para qué sientes ese miedo a lo desconocido. Pero seguramente con el tiempo te encontrarás en una situación en la que simplemente lo sabrás y todo lo que sentiste tendrá sentido.

Entonces, es importante identificar lo que sientes. Y sentirlo. En situaciones de peligro, es sano y fundamental conectar para que nuestro cuerpo accione. En situaciones desconocidas, ve más allá.

quiero aprender a manejar la culpa

#2 El asco

Photo by Adrian Infernus on Unsplash

Qué emoción desagradable no? A qué le tienes asco?

Alimentos sería lo habitual. Algo te gusta, no te gusta… o sientes asco cuando lo pruebas.

Pero muchas veces, sientes asco a situaciones… o personas. Sí, esto también sucede.

En este último caso, y gracias a mi propia experiencia, puedo decir que esta emoción puedes sentirla especialmente por un momento desagradable previo que has vivido.

La situación o persona nos recuerda ese hecho puntual. Y sentimos asco.

Entonces… ¿por qué deberíamos conectar con esta emoción?

Para liberarnos.

No tapes, revive, siente y libera. Sanarás. Te lo prometo.

Y podrás pensar que estás mejor ocultando, porque no quieres revivir lo desagradable porque es mucho el dolor.

Te entiendo. Yo misma lo he experimentado. De hecho te recomiendo que cuando hagas este ejercicio estés en compañía de quien pueda guiarte o contenerte.

Conéctate e irás sanando con el tiempo. Un día en que menos lo pienses te verás a ti mismo hablando de ese hecho tan desagradable sin sentir repulsión.

Habrás sanado.

#3 La ira

Photo by Ryan Franco on Unsplash

Te enojas fácilmente? o te es difícil hacerlo?

Conectar con la ira o el enojo es algo que vengo trabajando hace mucho tiempo porque siempre me he negado a hacerlo. En casi todos los casos.

Es sano conectar con esta emoción porque si eres de los que se enojan seguido y por todo, quizás dirigiendo ese enojo en la dirección correcta.

Tal vez hay algo por lo que nunca te has permitido enojarte y entonces esa emoción se dispara hacia lugares, personas o situaciones equivocadas.

Si no te enojas nunca, puede que luego todo te irrite o estés malhumorado.

De hecho yo no quería enojarme, me era muy difícil, creía que eso era sinónimo de pelear y distanciarme de las personas a quienes más quería. Entonces simulaba que nada me molestaba.

Es perjudicial para tu salud mental y eventualmente física.

Aprende a conectar con la ira. Exprésala. Podrás hacerlo de manera moderada si respetas lo que sientes y no lo guardas contigo. Dile al otro lo que sientes. Será innecesario ser violento porque no tendrás ninguna emoción contenida. De modo que mostrarás tu enojo. Sin agresión.

Libérate de lo que te hace daño. No dejes que eso crezca dentro tuyo. Porque de algún modo se manifestará, y querrá salir. Y de esa manera descontrolada puede no ser beneficioso para ti.

De manera que tienes que controlar el modo en que se manifestará. Tú tienes ese poder. Utilízalo. Conéctate.

¿qué tal si pruebas un cambio de perspectiva?

#4 La sorpresa

Photo by Andre Guerra on Unsplash

«No me gustan las sorpresas» ¿has escuchado esto alguna vez?

Por qué no te gustan las sorpresas?. Pregúntatelo.

Quizás quieras estar prevenido. Anticiparte, saber de antemano todo lo que ocurre a tu alrededor. Suele ocurrir.

Te cuento algo: muchas veces las sorpresas traen felicidad. Sí!!!!

Vívela. Siéntela. Déjate sorprender. Es maravilloso.

Tal vez pienses: «puedo recibir una sorpresa mala y no estaré prevenido»

Hay situaciones que no podrás evitar. Ten esto presente. Incluso si estás prevenido.

Así que entrégate a la sorpresa. Cosas maravillosas pueden suceder.

Por qué no tenerlas en tu vida?

#5 La felicidad

Photo by Sarah ✗ Sharp on Unsplash

¿Y si soy feliz? ¿Y si tengo éxito? ¿qué haré entonces? Me lo he preguntado tantas veces…

Todos anhelamos ser felices, ser exitosos. Muchos no saben que lo anhelan, y muchos otros lo anhelan pero cuando están por llegar o hay algún indicio de que ello puede suceder en sus vidas, se sienten abrumados. No saben cómo lidiar con esa emoción.

Recuerda el miedo a lo desconocido. Lo desconocido a veces puede ser el éxito o la felicidad. Aunque no lo creas.

Te auto-engañas, dices que no lo necesitas y hasta tienes fuertes argumentos para sostener esta postura. Te lo crees.

Realmente crees que no debes tener éxito?. Y sí, puede ser que no lo necesites, pero si lo vives… qué tan malo podrá ser?

Piensa en ello. Sería realmente algo tan terrible de vivir?

Yo creo que no. Conéctate con cada momento en que seas feliz, o estés contento. No existe en mi opinión, un momento ideal de felicidad. Ese «alcanzar la felicidad» es como si en realidad nunca llegáramos a ella verdad?. Puedes conectarte con esa emoción en cualquier momento. Cualquier vivencia puede traerte felicidad.

Anímate a sentirla. Será algo maravilloso.

quiero aprender a soltar

#6 La tristeza

Photo by Asdrubal luna on Unsplash

«No llores ya pasará» ¿te han dicho esto alguna vez? Infinitas veces en mi caso.

Está mal que te lo digan? Claro que no, nadie quiere que sufras.

Tampoco te invito a sufrir. No, no es esa la idea.

La idea es que cuando estés triste, te permitas estarlo. Ocultar tu tristeza quizás esté «bien» en lugares en los que necesitas concentrarte, trabajar, manejar, etc. Pero necesitas liberarla. Eventualmente deberás hacerlo.

Busca un lugar en el que te sientas cómodo y siente esa emoción porque de otro modo no habrás hecho ese proceso inevitable que debes transitar para sanar.

Tal vez puedas probar con técnicas de relajación como la meditación o mindfulness. Estas técnicas te conectaran contigo y tus emociones. En youtube hay muchos videos sobre estos temas. Puedes probar con el que te sientas más cómodo.

Se dice comúnmente que las personas son «muy sensibles» o «poco sensibles» según lloren o no por determinadas circunstancias: ver una película, una serie, una historia, un libro… en fin.

Ser muy sensible, poco sensible…  qué importa?

Es parte de tu personalidad. Acéptate tal cual eres. Conecta con la tristeza si es lo que sientes. Es la forma de sanar. Y si no la sientes, por qué forzarla?

Con el fin de sanar es que conectamos con nuestras emociones. Es ese el camino que tenemos que transitar. Venimos a esta vida a vivir, a sentir. Aprende a hacerlo. Verás que todo será mucho más fácil luego.

Te invito a leer mi post Disfruta tu vida  en el que te comparto las técnicas que he utilizado en mis momentos más difíciles.

¿Ya me sigues en las redes?

Deja un comentario

Conectar con tus emociones<span class="wtr-time-wrap after-title"><span class="wtr-time-number">11</span> minutos de lectura</span>
Photo by Brooke Cagle on Unsplash
Cerrar menú
error: Content is protected !!