Crecimiento Personal

Culpa – Cómo superarla6 minutos de lectura

Todos hemos sentido culpa en algún momento de nuestras vidas. Y, si eres como yo, quizás muchas más veces de las que hubieses querido.

Podríamos definir culpa como ese sentimiento que experimentamos por aquello que deberíamos haber hecho y no hicimos, o hemos hecho y no debimos hacer.

Un error, una equivocación.

Es un sentimiento que lentamente va alimentando tu alma de pensamientos limitantes, imaginando continuamente un pasado que ya no puedes cambiar.

Cuando hay culpa hay un juicio. Tanto en el ámbito legal como en el personal.

Es sencillo en el ámbito legal porque tenemos ya jueces designados para enjuiciar y condenar basados en leyes preestablecidas.

Entonces ¿quién es el juez en el ámbito personal?

Nosotros mismos.

Nos hemos impuesto reglas, normas a cumplir. Algunas impuestas socialmente y otras autoimpuestas, que nos indican qué debemos hacer y cómo debemos actuar según cada circunstancia. Entonces juzgamos (o nos juzgamos) y luego condenamos.

Veamos por qué este juicio nos hace daño:

Necesitas inspiración? Conoce esta historia de éxito

Manipulación a través de la culpa

tapping
Photo by Luis Machado on Unsplash

A veces no cumplimos con ciertas expectativas que tiene el otro sobre nosotros y entonces sentimos culpa por ello.

¿Por qué alguien querría hacer que sientas culpa? Porque quiere que actúes según sus creencias, esa persona espera que tú te conduzcas en la vida como ella lo haría. Te manipula, te hace creer que si no te conduces de determinada forma debes sentirte culpable por ello.

Sólo que tú no has venido a este mundo para cumplir con sus expectativas. No es tu deber.

También tú puedes en algún momento convertirte en el manipulador cuando cargas en otro un compromiso que no le corresponde pero que quieres que cumpla.

La culpa en sí misma no es algo malo. Como dije anteriormente, puede tranquilizarnos en el corto plazo si cumplimos con lo que el otro espera de nosotros.

Pero puede ser muy dañina si nos alimentamos de ella diariamente. A largo plazo puede hacernos mucho daño tanto física como mentalmente.

Porque sufrimos cuando sentimos que hemos cometido un error, una equivocación. En mi post desapego emocional, te cuento que podemos estar tristes pero que sufrir es algo que elegimos.

Puedes, desde esa tristeza que sientes por estar en falta, accionar, perdonarte y seguir adelante corrigiendo el error si es posible o, saber dentro de ti que ya has aprendido y por lo tanto, no lo cometerás nuevamente.

Pero no necesitas sufrir por ello, porque eso es lo que te daña.

Eres responsable de tus actos pero no eres esclavo por ellos. Recuérdalo.

cómo un cambio de perspectiva puede cambiar tu vida

Sanar la culpa

Photo by Ian Wagg on Unsplash

Entonces, todos cometemos errores. No hace falta que te castigues severamente por ello.

He visto hace poco un video de Enric Corbera el cual te recomiendo Gestionar la culpa – Enric Corbera, en el cual explica muy bien cómo gestionar la culpa.

En este video se describe cómo perdonarnos y perdonar es el primer paso para la sanación emocional.

La culpa te estanca en el pasado, en lo que no puedes cambiar. Sales del presente y quedas detenido en ese momento en el que has cometido un error. Permanece en el presente, es lo único tangible que tienes y que puedes modificar.

Puedes conocer las técnicas para vivir en el presente aquí.

Si te has descuidado, has cometido una equivocación, sólo hazte responsable por ello, perdónate, discúlpate con quien tengas que hacerlo, asume las consecuencias y sigue adelante con tu vida.

También puede suceder sentir culpa porque creemos que hemos decepcionado a alguien.

Digo esto porque lo he vivido.

Uno de los episodios más recientes de culpa que he experimentado tiene que ver con haber dejado mi trabajo «convencional».

He tomado esa decisión con la convicción de que estaría mejor fuera de él ya que estaba afectando mi salud. Una decisión que fue completamente aceptada por mi marido.

A pesar de ello, durante mucho tiempo fui perseguida por la culpa de no generar ingresos para pagar los gastos mensuales del hogar. Culpa que yo misma me generé desde la creencia de estar decepcionando a mi marido y a mis seres queridos.

Nadie me había juzgado. Fui yo, con mis propias creencias quien me juzgaba día tras día por no estar haciendo lo que “debería”.

Tenía otra perspectiva de la realidad. Viví en el pasado.

Por lo tanto, tú puedes ser tu peor juez. Acepta el pasado. Perdónate. Vive en el presente.

Permanece en tu presente y modifica todo aquello que creas debe ser modificado. Y luego continúa, no te quedes paralizado en lo que no puedes cambiar.

Recuerda que estamos permanentemente creando nuestra propia realidad. Y esa realidad es hoy.

¿Y tú? ¿por qué sientes culpa?

Te recomiendo el libro "Tus zonas mágicas" de Wayne Dyer

Si quieres conseguir el libro del cual hablo en varios de mis artículos, puedes hacerlo desde aquí

¿Ya me sigues en las redes?

Deja un comentario

Culpa – Cómo superarla<span class="wtr-time-wrap after-title"><span class="wtr-time-number">6</span> minutos de lectura</span>
Photo by whoislimos on Unsplash
Cerrar menú
error: Content is protected !!